lunes, 11 de abril de 2011

EXPOSICION “MARTIN FIERRO” EN AZUL




Dr. Bartolomé Ronco.



Sector de la Biblioteca que contiene la colección de ediciones del "Martín Fierro".




Por Guillermo Palombo



El 11 de mayo de 1948, se llevó a cabo en el moderno Cine Teatro “San Martín”, de la ciudad de Azul, un homenaje al doctor Bartolomé J. Ronco (1881-1952), jurista, historiador y bibliófilo, por la obra de cultura que realizaba y con motivo de su reelección para el 10° período consecutivo en la presidencia de la Biblioteca Popular de Azul. En esa oportunidad, Ronco manifestó que Azul estaba en camino de ser, en el centro de la provincia de Buenos Aires, lo que Córdoba en el centro de la República, Rosario en el litoral, Tucumán en el norte y Mendoza en el oeste. Y al cerrar el acto, proclamó su convicción de que Azul era una “expresión de orgullo argentino”.
Sus palabras, proféticas, han venido a cumplirse sesenta años después. Porque Azul, enclavada en el centro de la provincia, ha sido declarada “ciudad cervantina”, y es hoy un potente faro de cultura que proyecta su luz más allá de la región.
Precisamente, en esa ciudad, con denominación de reminiscencias rubendarianas, en la espaciosa casa de San Martín 362, que perteneció al doctor Ronco, y hoy forma parte del patrimonio de la Biblioteca Popular de Azul, que preside con acierto el señor Enrique Rodríguez, se desarrolla desde el 14 de octubre de 2010 y hasta el próximo 14 de abril, la exposición “Martín Fierro y Azul. El bicentenario en las Pampas”: organizada por la Biblioteca Popular de Azul “Dr. Bartolomé J. Ronco” y la Asociación Española de Socorros Mutuos, cuenta con el apoyo de la Municipalidad de Azul y de la Unidad Bicentenario de la Presidencia de la Nación. La curaduría de la muestra corresponde a Alejando Parada, Director de la Biblioteca de la Academia Argentina de Letras, y la museográfica al Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Ricardo Levene” que aportó un reducido pero selecto y valioso conjunto documental sobre José Hernández.
Distribuidas en tres amplios salones, ambientados conforme a las más modernas técnicas de exposición, 30 vitrinas permiten admirar las 146 piezas (libros, folletos, manuscritos, recortes, almanaques, cajas de fósforos, expresiones gráficas) que integran la muestra.
Hace ochenta años, a fines de junio de 1931, se realizó en la Biblioteca Popular de Azul una exposición de la colección de ediciones que Ronco poseía del “Martín Fierro”. Entonces se exhibieron libros, grabados, autógrafos, planchas de impresión, carátulas, mapas, retratos y objetos relacionados con nuestro poema nacional, de lo que se publicó un catálogo titulado “Exposición Martín Fierro”, impreso en el taller gráfico de Placente y Dupuy,
Tres lustros después, para 1945, Ronco –que continuaba aumentando su colección- poseía casi todas las ediciones del poema, tanto las de la primera parte como las de la segunda, y las de ambas en conjunto, publicadas en nuestro país o en el extranjero.
Su ejemplar de la edición príncipe de “El gaucho Martín Fierro”, publicado en Buenos Aires, por la imprenta de “La Pampa”, en el año 1872, perteneció a Estanislao Zeballos y contiene correcciones de puño y letra del autor. Llegó a su poder por compra que hizo al señor Julio Suárez, propietario de la librería “Cervantes,” el 18 de agosto de 1928. Suárez lo había adquirido de un hijo natural de su primer poseedor. Además de las correcciones hechas por Hernández en el texto, este ejemplar ofrece la particularidad de algunos signos taquigráficos que, seguramente, han sido trazados por el propio Hernández. Sabido es que el poeta escribía taquigráficamente. Al respecto Ronco tuvo el mérito de haber publicado la primera edición facsimilar de esta primera parte en el número 1 de la revista “Azul” (febrero 1930).
También obtuvo un ejemplar de la primera edición de la segunda parte, es decir de “La vuelta de Martín Fierro”, publicada en Buenos Aires por la Imprenta de Pablo E. Coni, en el año 1879. Este ejemplar también perteneció a Zeballos, y en el reverso de la portada, y escrita por su autor, se lee la siguiente dedicatoria escrita en cuatro líneas: “Señor Dr. D. Estanislao Ceballos. Obsequio de su affmo. y antiguo amigo, J. Hernández”.
Los dos ejemplares enunciados se encuentran hoy en óptimas condiciones.
De la edición príncipe de la primera parte Ronco solamente conoció cinco ejemplares, incluido el suyo: los dos que se encontraban en la Biblioteca Nacional, el que estaba en poder del profesor Eleuterio Tiscornia y el que era propiedad del coleccionista Guillermo Moores. Por mucho que averiguó, no llegó a su conocimiento la noticia de la existencia de otro, En veinte años de búsquedas no logró ver ningún ejemplar de la segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta edición de la primera parte. Antonio Santamarina le mostró una vez un ejemplar de la octava. Ronco logró obtener la séptima, octava, novena, décima, undécima, y duodécima ediciones (con esta última terminaron las ediciones publicadas en vida del autor, las que siguieron son clandestinas y de ellas tuvo la 14ª. y la 15ª.). Tuvo, además varias ediciones de la segunda parte y todas las ediciones completas o fragmentarias posteriores a la muerte del autor y sus traducciones.
Resta agregar, que además de las ediciones mencionadas, la colección incluye las obras que sobre el autor y al poema se refieren, que se completa con un archivo de recortes de diarios y periódicos, estampas, reproducciones facsimilares y demás motivos gráficos, sobre Hernández, formado por 39 carpetas, donde el material reunido se encuentra clasificado. La Biblioteca Popular de Azul ha suscripto un convenio con la Academia Argentina de Letras para la edición del catálogo de la colección hernandiana del Dr, Ronco.
En síntesis: una valiosa e imperdible muestra que puede visitarse, a 300 kilómetros de Buenos Aires, los jueves y sábados de 17 a 21. Quienes lo hagan serán atendidos cordialmente por el señor Eduardo Agüero. Para mayores detalles consultar al teléfono 42-4368 (casaronco@ceal.com.ar).
De este modo, debemos considerar que Azul, además de ciudad cervantina, lo es también hernandiana.

2 comentarios:

  1. Serìa muy interesante asistir. Soy fanàtico de los museos.

    Pero estoy lejos.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mis felicitaciones al azuleño Guillermo Palombo, con quien esperamos acometer muchos trabajos en conjunto.

    Enrique C. Rodríguez
    Presidente
    Biblioteca Popular de Azul
    "Bartolomé J. Ronco"

    ResponderEliminar

Archivo del blog