sábado, 10 de marzo de 2012

INCREÍBLES PREMIOS "HEROÍNAS COTIDIANAS 2012" EN CÓRDOBA



                                                                                  







                             Por Carlos Page



El INADI otorga anualmente y esta es la tercera edición, una distinción “a aquellas cordobesas que desde distintos ámbitos contribuyen cotidianamente, con su dedicación y esfuerzo, a la construcción de una sociedad más inclusiva, equitativa y solidaria”, como expresa la web del INADI.
Y como estamos para recordar, ante la mala memoria de algunos o malas intencionalidades de otros, es del caso que para el 2012 se ha hecho nominar la Sra. Mónica Gorgas, directora del Museo de la estancia  Jesuítica de Alta Gracia para tal distinción.
Recordemos entonces que a principios del año pasado resonó en todos los medios y redes sociales[1] el tema de la censura hacia la exhibición y venta de libros en la tienda del museo que dirige. Se conformó la denuncia al INADI y al parecer se cajoneó el expediente. Pero la señora, además de la censura de libros, tiene otra causa en el INADI en su contra. Y no solo eso, sino que cuenta con dos denuncias en la Comisión de Igualdad, de Oportunidad y Trato (CIOT), dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación, por maltrato laboral. Incluso en su mismo museo posee una empleada con carpeta psiquiátrica y varias jubilaciones anticipadas por las mismas razones de discriminación y maltrato.
Es también público el autoritarismo con que maneja la institución, violando todo tipo de legislación por la conservación de monumentos, como lo fue en su momento la construcción de los famosos baños levantados sin autorización de la Comisión de Monumentos, violando normas elementales en la materia. También sus vínculos políticos con la municipalidad de Alta Gracia para que se le cediera parte del terreno del Banco Nación, violando con ello ordenanzas locales y que fue de dominio público en toda la prensa.
Seguramente ha usado para su nominación el tema de la “inclusión de los afrodescendientes”, cuando incansablemente y en su vida cotidiana califica peyorativamente a las personas con otra elección de sexo o cuando durante largos años excluyó del museo a personas que asistían a las actividades culturales por pensar diferente o hasta por ser ciudadano de Alta Gracia y hacer una elitista selección de invitados de su estirpe.
De tal forma que la Institución que preside la Sra. Domínguez se equivoca al dar este “Mis heroína” que le queda un poco grande a este sujeto, y deshonra al resto de distinguidas, que seguramente no reunirán las cualidades de este siniestro personaje, agazapado en conveniencias personales.

1 comentario:

  1. El Gaucho Federal13 de marzo de 2012, 0:27

    Cabe aclarar que Gorgas es el apellido del esposo. El apellido de esta señora es Risnicoff.

    ResponderEliminar

Archivo del blog